ADONIS CARDONA. “Me gustaría firmar con los Tiburones de la Guaira en Venezuela”

Carlos Gavidia, agente de Adonis Cardona, pide encarecidamente que no le tomen fotos al prospecto. Teme que el hampa caraqueña reconozca ese rostro, la faz de un talento que cuesta 2,8 millones de dólares a los 16 años. “Discúlpame, tú sabes cómo está la cosa con la inseguridad”, explica el hombre que ha moldeado al aprendiz de pitcher derecho desde que celebró su noveno cumpleaños. Nos toca, pues, describírselo a ustedes, tal como lo vimos ayer en el campo de beisbol Yanesito del sector UD5 de Caricuao.

Es un chamo alto, muy flaco. Parece un basquetero y, de hecho lo hubiese sido si no se cruzaba la pelota. “Sí, rebotero. Cuando tenga una casa grande le pondré piscina y una cancha de básquet. Todo incluido. Admiro a LeBron James y a Víctor David Díaz”, dice este tímido jovencito nacido en Chuspa, pero que desde hace siete calendarios reside en Caracas.

“Él es alegre, tal vez esté impresionado por todo lo que le está pasando”, acota Gavidia. “No soy odioso”, sostiene el chico. Viste zapatos Nike, shorts como de basquetero, franela roja y una cadena. ¿Su cara? A ratos se parece al torpedero colombiano Édgar Rentería y su tez es de ese mismo color, aunque no tiene los ojos saltones del barranquillero. Lleva el cabello cortado al rape. Es como cualquier otro muchacho del litoral occidental varguense, donde la herencia africana no se deja apabullar. Lo raro es que le gusta poco la música.

Cardona comenzó a agarrar bates y guantes en Chuspa cuando tenía cinco años, pero a los nueve sus padres se mudaron a una barriada del oeste de la capital. Inmediatamente lo “adoptó” Gavidia, en cuyo apartamento de Caricuao pasa buena parte del tiempo sin olvidarse de su familia de sangre. Su papá, José Cardona, le legó los genes del beisbol, pues fue lanzador con los Tiburones de La Guaira en los años ochenta. “A mi gente le pido que no me olviden, que yo no los olvidaré. Siempre hemos sido una familia unida”, advierte Adonis, nombre que le puso su mamá, enfermera de oficio, luego de leerlo en una revista.

Cardona no pudo completar sus estudios de bachillerato. Llegó hasta tercer año en un parasistema. “Me le pasaba entrenando”, explica el adolescente. Sus habilidades lo tienen del timbo al tambo desde chiquito. Que si un panamericano en México, que si un try out en Dominicana, que si un Nacional en Yaracuy. Tantos viajes lo han hecho inmune a la mamitis, útil vacuna para la soledad que se le viene encima ahora cuando viajará a Norteamérica. “Ya estoy acostumbrado, así que estoy tranquilo”, apunta.

“En Criollitos, cuando viajas, te quedas en casas de familia, aunque a veces mi papá iba conmigo. Para mí será algo normal, no me preocupa”. Con ese relax se toma el bono de 2,8 millones de los verdes, cifra récord para prospectos venezolanos. “Lo primero que haré será comprarle una casa a mi mamá”, enfatiza Adonis. “Luego me compraré un carro. Me gusta la Tahoe y el Mustang”.
Los primeros síntomas de su nuevo estatus no han sido los más agradables. No lo dejan salir a ningún lado, va de la casa al campo y del campo a la casa. Tampoco eso le rompe la crisma a Cardona. “Este es mi trabajo, nací para esto, no me importa. Igual, no salgo mucho. No debo distraerme, esa será la clave para llegar a Grandes Ligas y mantenerme”.

Le gustaría La Guaira

Adonis Cardona tiene un ídolo: el pitcher Carlos Zambrano. “Aunque ahorita tiene problemas”, reconoce este joven, que también admira a su paisano Kelvim Escobar. Era fan de los Yanquis de Nueva York, pero ahora, cuando firmó con los Azulejos de Toronto, “hay que borrar esa página y escribir otra”. Lo que no se desvanece es su afecto por los Tiburones de La Guaira. “Soy fanático de La Guaira y me gustaría jugar con ellos”. Su agente, Carlos Gavidia, informa que la oferta de los salados fue poco satisfactoria, aunque la puerta está abierta. “También recibimos ofertas de Caracas, Aragua y Magallanes”, menciona.

Cardona irá a Toronto en agosto para someterse a evaluaciones de los Azulejos. Será su primer viaje al Norte.

Una respuesta a ADONIS CARDONA. “Me gustaría firmar con los Tiburones de la Guaira en Venezuela”

  1. me alegro x mi compatriota costacia y perseverancia lo yevaran muy lejos suert pana yo fui beibolista x mi tamaño no pud firmar t deseo todo lo mejor

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: